sábado, 9 de septiembre de 2017

Las reservas, su nivel y otras sicosis


Las reservas son un inventario que en Venezuela, debido a que hay un Banco Central se encuentra en custodia del mismo. Generalmente el sentido es que sirve de respaldo a la emisión de moneda nacional, esto es debido a que normalmente cuando PDVSA o cualquier otro exportador vende sus dólares al Banco Central éste le paga con Bolívares emitidos por el mismo, por eso parece que el Banco Central es dueño de las Reservas y por tanto, el gobierno cree que al ser dueño del Banco Central es dueño también de las Reservas. Nada más falso. Los billetes son una especie de titularización (Securitization) que hace que quien sea poseedor de los billetes del Banco Central sea dueño de una porción de las reservas, por lo que los verdaderos dueños de las reservas son los nacionales y el Banco Central es sólo un custodio.
En Venezuela, le digo a mis alumnos, sufrimos con las reservas, dos problemas siquiátricos la reservofilia y la reservofobia. La primera, reservofilia es el amor exagerado a las reservas una suerte de fetichismo descontrolado, que conduce a la creencia de que su nivel representa lo acertada de las políticas económicas, cuando realmente las épocas en las que sus niveles han sido altos, han coincidido con los peores gobiernos de la historia y con las peores políticas. Así crecieron mucho y llegaron a niveles record en el gobierno de Pérez Jiménez, luego en Carlos Andrés Pérez I y Luis Herrera Campins y luego en el gobierno de Chávez, joyas de nuestro folklore político.  Pero para nada, buenos gobiernos.
La segunda enfermedad es la Reservofobia, una suerte de paranoia que se manifiesta en el tempr descontrolado por la pérdida de las reservas, que justifica los controles de cambio que en Venezuela son cinco. Por cierto, siempre que lo montan usan como excusa que se iban a perder las reservas y todos asienten por la misma patología y cuando lo van a quitar, los psiquiatras, tengan título o no, abogan por la sicosis y todos llenos de pánico exclaman “es verdad, no podemos quitar el control de cambios”. A todos hay que mandarlos al siquiatra.
Bueno como toda enfermedad lo que pide es médico, y que dejen la economía libre y sin tropiezos que funciona. Los locos al manicomio y las personas al mercado que es donde nos realizamos y somos felices. Pero un mercado libre y sin ataduras.
Ahora volvamos al nivel, en Venezuela el oro forma parte de las reservas, esto es viejo, porque uno de los últimos países en abandonar el patrón oro en el mundo fue Venezuela. Estas reservas se valoraban a $35 por onza troy hasta 1971, desde ahí en $40 y en diciembre de 1992 a $300, pero desde octubre de 2003 el banco central en contradicción a los principios de contabilidad, registra las reservas a precio de mercado. Por eso, las reservas marcan un nivel que sólo es posible si el BCV vendiera las reservas de oro en el mercado. Hay colegas que al inicio dijeron que el BCV estaba comprando oro, pero no, era el mismo nivel pero su precio de registro era cada vez mayor no olvidemos que desde 2003 hasta 2012 el precio del oro alcanzó niveles record.
El último balance publicado por el BCV de junio de 2017 registra el oro a $ 1232.51 la onza. Y el precio de mercado actual ronda los $1200 la onza. Es decir contradice los principios de contabilidad generalmente aceptados. Bueno no es extraño en un país donde la reservofilia y la reservofobia campean, que los locos saquen su sicosis a campear es la normalidad, pero hay una máxima. Los cuerdos deberían enviarlos al manicomio, pero en este país todos están desquisiados.

1 comentario:

Unknown dijo...

royaloffshore.com es uno de los pocos sitios en el web en el cual usted puede abrir cuentas bancarias offshore exitosamente, brindamos la posibilidad de que usted como cliente pueda realizar estos trámites sin la necesidad de tener que desplazarse de su oficina u hogar. Nosotros tenemos acuerdos con algunos de los bancos offshore más fuertes del mundo con los cuales hemos trabajado por varios años. Ofrecemos cuentas bancarias offshore en múltiples jurisdicciones según los gustos y necesidades de nuestros clientes. Ofrecemos una cuenta bancaria offshore personal o corporativa en cada jurisdicción a escoger. También podemos ofrecer cuentas onshore anónimas y numeradas sin necesidad de pagar impuestos, dentro de importantes países de Europa y otros lugares del mundo.